BellezaConsejos de belleza

7 errores de belleza que TODAS cometemos

Errores de belleza

En este breve adelanto descubrimos 7 errores de belleza que todas cometemos o hemos cometido alguna vez, por falta de información o por comodidad o pereza. Vistos ya los errores de maquillaje que pueden convertirnos en diversos personajes cómicos o terroríficos, pasamos a las rutinas diarias, porque los desastres de maquillaje son en algunos casos bastante patéticos…. ¡Pero sólo duran unas horas!

Sin embargo los errores de belleza tienen sus consecuencias a corto, medio y hasta a largo plazo: Granitos, impurezas, alergias, rojeces, cabello pobre… Probablemente conozcas algunos de estos descuidos o quizá descubras algo nuevo. Por el momento, destacamos 7. ¿Preparada para descubrir más en próximos posts? ¡Si has sufrido las consecuencias de algún error de belleza estás invitada a aportar información!

Estos son 7 errores de belleza (entre muchos otros) que TODAS cometemos

1. Crema hidratante: Cuando nos aplicamos el maquillaje seguimos unas pautas. Sin embargo, cuando se trata de la crema hidratante, la distribuimos por el rostro sin ningún criterio, en círculos o frotando el rostro hasta que vemos que la crema ya ha sido absorbida. Este es uno de los grandes errores de belleza porque la correcta aplicación de la crema hidratante estimula la circulación y la regeneración celular. ¿Cómo aplicarla? En primer lugar, debemos calentarla con los dedos, para activar sus ingredientes.

  • Comenzamos por el centro de la barbilla, extendiéndola hacia los extremos del mentón.
  • A continuación, partimos desde ambos lados de la nariz en dirección ascendente hacia las mejillas y sienes
  • Y, finalmente, distribuimos la crema desde el centro de la frente hacia los extremos.

Importante: Aplica la cantidad de crema apropiada. Si nos excedemos, la piel no podrá absorberla y aparecerán esas desagradables bolitas de las que nos deshacemos como si fuese un exfoliante o descubrirás poros obstruidos.

También te gustará leer
1400 nombres originales de niña y su significado: Letras N-Z

2. Sueros faciales: Los sueros faciales son estupendos. Toda una inyección de energía, vitaminas o componentes varios para revitalizar nuestra piel, disminuir imperfecciones o para un efecto flash.

Lo que debemos tener en cuenta es si dichos sueros contienen componentes que reaccionen con el sol, por lo que debemos tener a mano un protector solar o bien aplicarnos el suero facial por la noche.

3. Desmaquillarnos: ¡Cuántas veces, por cansancio, nos pasamos por el rostro una toallita desmaquillante! Para eso se inventaron, para desmaquillarnos rápidamente. El problema es que no eliminan bien los restos de maquillaje, por mucho que insistamos en frotar el rostro como si limpiásemos los restos de grasa de una sartén. Si pruebas a pasarte un desmaquillante aun sin haberte maquillado descubrirás restos de impurezas (contaminación, humos, etc), de modo que imagínate cómo hay que limpiar la piel tras el uso de cremas, bases, maquillaje, correctores, máscara, humo, sudor…

Elige el desmaquillante que mejor se adapte a tu piel, bien en crema, gel o agua micelar para no irritar la piel y cuando la tengas completamente limpia puedes aplicarte un tónico y crema hidratante. ¡Siempre en función de las necesidades de tu piel, tampoco te excedas en su limpieza!

 

 

4. Aplicar bien el corrector, iluminador: Los correctores se venden en distintos formatos: stick, crema, pincel… Están indicados para cubrir imperfecciones como las ojeras, manchas o granitos. Lo ideal es elegir un color de corrector que se funda bien con la piel, uno o dos tonos más claro, pero no demasiado claros, porque lo que conseguirás es, precisamente lo contrario, es decir, resaltar tus imperfecciones.

También te gustará leer
Cómo saber si él te ama: ¡Descúbrelo en este test!

Otra curiosidad: Si queremos cubrir ojeras, los correctores rosados pueden acentuarlas. Por ello, es mejor elegir tonos neutros, que no tiendan ni hacia el amarillo ni hacia el rosa o violeta.

Importante: Debemos distinguir entre correctores y correctores/iluminadores. Estos últimos se presentan en un formato lápiz con pincel o esponja en la punta y muchas de nosotras lo utilizamos como corrector. Un error de belleza del que nos damos cuenta cuando vemos que la cobertura es muy ligera. Los iluminadores deben aplicarse en zonas del rostro que queramos resaltar: Barbilla, pómulos, frente…

5. Champú: ¿Te aplicas el champú cuando el cabello está completamente mojado o lo aplicas aunque todavía haya zonas a las que el agua no ha llegado? Lo ideal es empapar bien el cabello y aplicar el producto, estimulando primero la raíz suavemente y distribuyéndolo hasta las puntas.

Para evitar posteriores enredos, debemos olvidarnos de agrupar el cabello en la parte superior de la cabeza. Después, ¡Un buen aclarado es fundamental! Otro detalle a tener en cuenta es que debemos cambiar de champú con cierta frecuencia, ya que el cabello «se acostumbra».

6: Cepillado y secado del cabello: Muchas de nosotras nos hemos pasado el cepillo sobre el pelo húmedo. A veces es necesario, para deshacer los nudos que se crean en el cabello pero es mejor utilizar un peine de puntas gruesas.

Cuando tengamos que utilizar el cepillo, hay que evitar hacerlo con dureza y comenzar en las puntas, sujetando éstas con las manos para evitar tirones. Posteriormente, ascender a la zona media del cabello (si el peine no ha podido con los nudos rebeldes), ayudándonos con las manos para, igualmente, evitar tirones, que el cabello se rompa o que nos encontremos un cepillo con la mitad de nuestra melena arrancada. También es conveniente utilizar los dedos para completar el desenredado.

También te gustará leer
Es fiable el tarot telefónico? ¡Probamos uno que sí lo es!

7. Perfume: Normalmente nos rociamos de perfume cuando ya estamos vestidas. Es el toque final. Y puede que lo echemos al aire o que nos lo rociemos por todo el cuerpo. Pues bien, lo correcto es perfumarnos después de haber hidratado la piel o después de ducharnos. ¿Por qué? Porque con la hidratación, el perfume permanece más tiempo.

Si el perfume es en vaporizador, lo ideal situarlo a unos 10 centímetros de la piel. ¿Y dónde aplicarlo? En las zonas en las que hay pulso, es decir, detrás de las orejas, en el cuello, muñecas e, incluso, en la parte posterior de las rodillas. Una vez perfumada, evita frotarte las muñecas (algo que solemos hacer todas inconscientemente), porque el perfume se calienta y el aroma puede cambiar.

Importante: Algunas fragancias reaccionan con ciertos metales, provocando reacciones alérgicas y manchas.

¿Con cuál de estos errores de belleza te sientes identificada? ¿Conoces otros? ¡Nos encantaría conocer tus experiencias!

Mar Rodriguez

Proactiva y buscadora incansable de ideas y soluciones, reparto mi tiempo entre el Marketing Online en diversas áreas, (Content Marketing, Social Media Marketing) y mi pasión por la creatividad: Escritura, diseños gráficos... ¡No paro de crear y maquinar ideas!En lo personal, me encanta viajar, adoro el mar y reírme con mis amig@s ¡Hay que disfrutar los buenos momentos! Me encontrarás en Thinking 3.0

Artículos Relacionados

¿Te animas a comentar?

Botón volver arriba

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies